Plazos impuestos

Que te pongan un plazo en el contexto del trabajo es la señal inicial del fin. Si no viste venir el desastre y tuvieron que levantarte una alerta de la clase “… tienes 3,333 meses…”  es difícil que se revierta la situación.

 

Si logras cambiar eso después del “estimulo”, te salvas pero quedas igual como perno, porque si podías revertir la situación pero tuvieron que llamarte al orden, entonces tú futuro es incierto. Ahora si no puedes, también es incierto pero por la libertad en que te encontraras.

 

No me gustaría estar en tus zapatos, pero debo aceptar que lo vi venir hace tiempo sólo era cosa de tiempo. Viene a mi mente un cuento que solía decir mi profesor de calculo I “… usted debe sentarse en la puerta de su tienda a esperar que pase frente a ella el cuerpo del enemigo…”.

 

Como esa notable película puedo  decir “I see dead people”.

 

PD incoherente: Sin odio sin violencia diga NO

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s